Clima

Los inviernos templados y veranos secos, con una precipitación media de 500 l/m2 hacen que nuestra olivicultura sea de secano y le dé  el sabor característico de nuestra tierra

El cultivo de los olivos está acompañado por almendros y rodeados de especies de montaña como pinos, carrascas y extensas zonas de matorral que perfuman esta tierra de romero, tomillo, lavanda, salvia, manzanilla…

Benifallim es una población de origen musulmán que fue ocupada por Jaime I de Aragón a mediados del siglo XII. Se cultiva en pequeñas parcelas abancaladas debido a esta influencia árabe.

No utilizamos productos químicos de síntesis o el riego artificial y nuestras olivas son todas naturales y de secano.